Click para leer sobre mis viajes...

miércoles, 7 de abril de 2010

Haber nacido con un par de piernas de repuesto

Estos días (de vacaciones... :) ) estoy quedándome con mi primo algunos ratillos.
Cuando vamos de paseo me fijo en detalles que a veces tengo en cuenta, pero en la mayor parte de los casos...se quedan de lado.
La verdad es que quejarse al ir con un bebe en una silla, se podría considerar hasta un capricho si nos ponemos tiquismiquis, además, los niños crecen así que no deja de ser un mal menor...y temporal. ¿Y si vas en silla de ruedas? Parece que te estuvieran gritando: ¡Haber nacido con un par de piernas de repuesto! Calles de medio metro de ancho, pasillos en las tiendas por los que ni de coña entra un carrito (y eso si la puerta era lo suficientemente ancha como para entrar y además, en lugar de escalón había rampa) y suma y sigue.
Lo que peor me sienta es todo lo que pasa en la calle..porque al fin y al cabo, en una tienda/bar/lo que sea, el empresario es muy libre de decidir a qué público se dirige y de cual pasa. Pero parece como si ciertas personas no pagasen impuestos para que sean totalmente ignoradas a la hora de hacer obras. Eso, o que los concejales de Urbanismo/Seguridad ciudadana piensan más bien poco. Bajada reducida que empieza a metro y medio del paso de cebra...en el parking de motos (que estaba libre, por pura casualidad)


Precioso paso de cebra, con este han tenido el detalle de reducir la altura...retirando el adoquín del borde pero dejando 15 centímetros de altura sin rampa

Y porque no me apetecía pararme a sacar el móvil cada vez que tenía que sortear un obstáculo...

17 comentarios:

  1. Exacto! El otro día en el cruce de una avenida había un coche aparcado en pleno paso de peatones y tenía al lado a un señor en silla de ruedas que se tuvo que ir al siguiente paso y así cantidad de cosas... No pensamos nada en ellos a no ser que tengamos a alguien directo en la familia así.

    ResponderEliminar
  2. Si que paseé a sobrinillos en sus sillitas...es un arte de circo. Pienso también enn los discapacitados....¡tremendo! ir por la calle. Bss

    ResponderEliminar
  3. si y la gente que aparca en las plaza de minusvalidos y encima les dices algo y te miran como diciendo y a ti que te importa... pues oye me importa porque si algun dia me hiciera falta me gustaria poder tener la minima comodidad...

    en fin...de sinverguenzas y egoistas esta el mundo lleno.

    Besitos de caramelo

    ResponderEliminar
  4. Yo eso lo he pensado también bastantes veces... Desde luego que sí, mucho respeto a las personas que van en silla de ruedas y tal pero a la hora de la verdad y de poner facilidades para estas personas, nada de nada...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. uuuyyyyy y eso que ultimamente se mmira muy mucho la adaptabilidad... que si no, pa que!

    ResponderEliminar
  6. Es cierto. Y uno normalmente no se fija, pero está fatal!

    ResponderEliminar
  7. Pasear con un carrito es como cruzar la ciudad en patines, una trampa mortal.

    Lo suyo sería poner una nota al ayuntamiento por cada trampa mortal que encontramos.

    Y no sólo lo que está mal diseñado desde el principio, sino los trozos de calzada y acera que están destruidos. Me acuerdo de cuando iba con las muletas por el esguince de tobillo y es frustrane salir a la calle.

    ResponderEliminar
  8. Con este post , me recuerdas cuando paseaba con los niños de pequeñitos. Cuantas "aventuras" pasé.

    Bss

    ResponderEliminar
  9. Yo nunca he paseado a niños, pero si me fijo muchas veces en la gente que va en silla de ruedas, y pienso lo mismo.
    Madre mia, es que todo son trabas para ellos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. En la parada de metro de mi barrio, la persona que lleva un carrito necesita ayuda para poder bajar-subir todas las escaleras. Y no hay ni ascensor ni escaleras mecánicas, osea que una persona en silla de ruedas en esa parada concreta, no puede acceder. Y si piensas en lo sencillo que hubiera sido (o sería) poner una rampa....
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es muy triste. Recuerdo un programa de Diario D que trataba justamente esto. Mercedes Milá se sentó en una silla de ruedas a recorrer Madrid. Fue una locura. Eso les hacía hacer yo a los ingenieros... sentarse en una de esas sillitas, y a recorrer mundo.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Joer de verdad. Anda que no tienes razon...

    ResponderEliminar
  13. Por suerte, aquí desde hace unos años, se dedican a rebajar las aceras a la altura de los pasos peatonales y ahora que yo recuerde no hay ninguna acera sin esto. Así que ojalá se haga en todos los lugares.

    ResponderEliminar
  14. sisi, esto te das cuenta cuando empujas un carrito o una silla de ruedas, a mí me pasa exactamente lo mismo por mi pueblo, te empiezas a dar cuenta de todos los obstáculos..

    ResponderEliminar
  15. Lleva al niño en brazos, de verdad, es que cómo nos gusta quejamos eh hermosa!!

    Comentario escrito desde la más pura envidia cochina porque yo esta semana NO he estado de vacaciones

    ResponderEliminar
  16. Tengo la sensación de que últimamente las ciudades se hacen para los coches. Dan igual los peatones sin ningún problema aparente, da igual que pase con las personas en silla de ruedas, da igual lo que pase con todo aquello que no encaje en la idea preconcebida o que moleste a los coches.

    ResponderEliminar
  17. Pues sí, el mundo no es justo :(

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails